Vivir en la Argentina

Aunque por esas cuestiones “poco explicables” que la realidad de nuestro país nos acerca, las variables económicas nos hacen sentir “aliviados” . El crecimiento de los mercados poco tiene que ver con una madurez real de la sociedad que los crea.

Una vez más, la situación de bienestar parece ser el resultado de condiciones azarosas, de una aparente fortuna inherente al hecho de ser argentino. Como en los 90 con la convertibilidad, una nueva realidad típicamente Argentina, se ofrece para ser vivida, consumida y exprimida.

Lo bello de la situación actual se pierde cuando las “facilidades” de este nuevo contexto hacen incompatible la creación, el desarrollo, la construcción. Y es que en una realidad regalada, llegada como consecuencia de causas poco manejadas, la construcción de la misma se vuelve un opuesto.

Ser optimista, positivo en la Argentina parece tener más que ver con una cuestión de fé, casi religiosa que con el esfuerzo, formación y capacidad.Si sos de los que están dispuestos a construir ideas, a emprender, seguramente sentirás como yo, que la mejora económica no encuentra su correlato social. El cambio cultural que necesitamos para integrar responsabilidad, ética y formación a la tan mediocre creación de valor actual, brilla por su ausencia.

Como ejemplo puedo comentarles algo que me sucedió en el último mes y que sirve para una buena comparación. Me decidí a cambiar mi proveedor de internet. Al mismo tiempo mi monitor (un equipo de alta tecnología de casi $2000) se averió.

Dell, el fabricante del monitor, ubicado en EEUU y luego de haberme contactado vía e-mail, demoró 72 horas en reemplazarme el equipo por uno nuevo. Fibertel (mi nuevo proveedor de internet) lleva 30 días diciéndome que “mañana irán los técnicos a mi hogar a realizar la conexión”. Escribir este post desde Colores Santos, un bar ubicado en el Buen Pastor en Córdoba Capital es la típica consecuencia de esta realidad tan Argentina de no pensar las cosas. De simplemente vivirla, como si ese fuera su razón de ser.
Anuncios